A estas alturas de la película, viento en popa a toda vela... hay que hacer una paradita y reflexionar. Pensemos que quedan pocos días para el 26J, que no hemos podido formar gobierno, sea echando la culpa a Podemos sea echandola al PSOE, que somos los que nos llevamos la palma. El PP que ha incumplido reiteradamente sus obligaciones como le correspondía por ser el partido en funciones, y su cabeza Rajoy, declarándose casi en rebeldía y no presentarse a la investidura, apenas se lleva rapapolvos. ¿Qué nos ocurre? Espera pacientemente a ganar unas elecciones que le hemos dejado en bandeja, sin mover un dedo, con unos votantes que cumplen "religiosamente" con su compromiso de votar haya hecho lo que haya hecho. Es lo de menos. Unos feligreses tan obedientes que les importa un pepino que su partido esté imputado(es el único que lo está), que sean una trama corrupta y que sus tentáculos lleguen a numerosos pueblos, municipios, provincias...ellos a lo suyo.
La izquierda, en cambio, que somos más rebeldes y reivindicativos, (eso está muy bien, por cierto), nos vamos lapidando unos a otros como si no hubiera un mañana.
Tengo que reconocer, que a veces, no queda más remedio, porque ya está una un poco harta de que los partidos emergentes vayan de limpios, puros y castos, y cualquier critica sea recibida con un contraataque salvaje y en algunos casos brutales, en concreto a nosotros, el PSOE.
Desde su aparición, Podemos ha atacado muy duramente a mi partido por sus errores y por los de los demás. Nos meten en el mismo saco que al partido que durante estos cuatro años, por no meterme en la prehistoria y hablar de sus orígenes, nos ha estado machacando, recortando, quitando derechos e imponiendo leyes represivas únicamente para callarnos la boca a base de multas y sanciones.
En vez de tratar temas concretos y prioritarios ante la situación que el país está atravesando, con trabajos esclavos y precarios, sueldos de risa (si no fuera por lo serio del asunto), familias enteras sin ingresos en sus viviendas, desahucios, nos atacan continuamente con hechos del pasado, que por supuesto que forman parte de nuestros 135 años de historia, y ahí están, trabajando para que algunos no se vuelvan a repetir, y los buenos, como la construcción del estado de bienestar que teníamos gracias a los gobiernos socialistas, vuelvan a ser visibles entre tanta mediocridad y mala baba.
Parece que los socialistas tenemos que justificar nuestro apoyo partido, como si nos perdonaran la vida, dandonos lecciones a los demás y mirarse su ombligo una y otra vez.  Y la primera lección a aprender en democracia, es lo que cuesta llegar a ella, y el respeto entre nosotros es fundamental. Para saber gobernar un país, para construir puentes y para afianzar alianzas hay que  saber dialogar y tratar con respeto al adversario Esta democracia que tanto esfuerzo ha costado afianzar en nuestro país, entre todos, especialmente a los que se han dedicado a la política, dando  la cara en momentos buenos y otros muy duros, personas que no se han llevado nunca ni un duro público, y a los que no pueden mezclarlos con los que sí lo han hecho, porque ni es justo ni consecuente.
Y tampoco me parece normal este rasero que tenemos para unos y no para otros. Todos sabemos, creo que es evidente, que el lider de Podemos Pablo Iglesias no es el colmo de la sencillez n i la humildad, y sus colaboradores tampoco, sin embargo, sus defensores a ultranza no lo reconocen, eso sí si nosotros escuchamos de sus bocas que Pedro Sánchez es un chulo, y no lo reconocemos, es que estamos ciegos y no hacemos más que hablar de Podemos. Pero vamos a ver...los primeros que en vez de tendernos la mano y trabajar como partidos de izquierdas, se dedicaron a desprestigiarnos fueron ellos.. Su máxima aspiración es pasarnos a nosotros, convertirse en el PSOE... ¿nos estamos volviendo locos? incluso aunque así no consigamos vencer a un PP que debería ser el enemigo común.

En este rifirafe de incoherencias, tergiversaciones y despropósitos, nuestros ciudadanos siguen sufriendo las mismas penurias y encima asistir a estos espectáculos, donde los de la anticasta ya son casta y hacen aquello que anteriormente criticaban, y la política parece que se haya convertido en una guardería, donde sacamos el dedo y acusamos a unos y otros de chivatos.
Y como dijo Napoleón, en política la estupidez humana no es un obstáculo, solo así puede entenderse la previsión de votos del PP.

Yo, por supuesto, defiendo a mi partido, el único capaz de sacarnos de esta situación, el único que estos meses se ha dejado la piel intentando no repetir elecciones, el único que sabe perfectamente lo que hemos sido, lo que somos y lo que seremos, con la ayuda de todos los militantes y simpatizantes, todos juntos, como una piña, que es lo que toca ahora. como socialistas, por una vía reformista y no revolucionaria, y se empeñan en entrar en debates estériles, con su habitual actitud, de ir juzgando y repartiendo ideologías, nombres y teorías, según les interese en cada momento.
Un NO como una casa a tanta indecisión, tanta incoherencia, tanta tontería, tantos palos de ciego, y un SI bien grande a un partido definido, compuesto por personas que en muchos casos se han dejado más que las fuerzas y el trabajo, han sufrido represalias, torturas, injusticias, expulsiones injustificadas, y en otros casos asesinadas por el terrorismo. Así que, un respeto a nuestros 135 años de historia, por la que han pasado muchísimos socialistas y digamos que Sí con la cabeza bien alta a nuestro secretario general Pedro Sánchez, un Sí al Partido Socialista Obrero Español y un Sí a todos los socialistas y gente del Sí, que nos lo merecemos..

Entradas populares de este blog

LA CONFIANZA SE GANA

COMPETITIVIDAD O VALORES?

INDIGNACION