Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2017

UN VERANO ENTRE GURTEL Y PUNICAS

Mariano Rajoy tuvo que testificar  en persona, y no por videoconferencia como él quería por el caso Gurtel, sí ese tremendo caso de corrupción, que al parecer él pasaba por alli, pero no sabía nada de nada, por cierto testifica justo detrás de donde yo trabajo, que curiosa es la vida.
Dice que él no comparece como presidente, sino como ciudadano españoñ. Bien, pues yo soy ciudadana española y no tengo que ir a testificar, pero él es el presidente del gobierno, creo que es un dato importante, y vergonzoso,que declare el dirigente de un país, o no?

No sé si era consciente o no, pero salpicar, le salpica por lo que todos sabemos, y es la primera vez, repito, la primera, que un presidente del gobierno, aún ejerciendo, va a declarar ante un tribunal de justicia
¿Y .cual es el resumen de tal testimonio?
Un montón de "no recuerdo", " no me consta" y una amnesia selectiva propia de una película de mafiosos.
"Hacemos lo que podemos", dijo, en otra de sus ya emble…

ORGULLO 2017

La sabiduría es mejor que el ingenio, y a la larga, sin duda, tendrá la risa de su lado”  Jane Austen

Jane Austen, defensora de la educación femenina, de las relaciones de género que hace dos siglos publicaba “Orgullo y prejuicio”, una de las obras más emblemáticas de la Literatura Universal.

Una mujer, que con tan solo veinte años diferenciaba los defectos y virtudes del  género humano, que a pesar de la época que le tocó vivir, (1775-1817) no se resignó a ser actriz secundaria en un mundo por y para hombres.
Ni en sueños esta mujer imaginaría que siglos después, sus libros estarían en nuestras casas hablando de la honradez, las convicciones, la generosidad, la humildad, y sobre todo, esa fortaleza de sus personajes femeninos, esas mujeres que no se resignaban, no callaban, esas Elisabeth Bennet, que como ella misma, sufrían los prejuicios de la época, de un mundo de hombres, y de sentimientos rectos y tradicionales, sin ningún atisbo de generosidad ni de mentes abiertas.


Y aun así, y co…