UN VERANO ENTRE GURTEL Y PUNICAS


Mariano Rajoy tuvo que testificar  en persona, y no por videoconferencia como él quería por el caso Gurtel, sí ese tremendo caso de corrupción, que al parecer él pasaba por alli, pero no sabía nada de nada, por cierto testifica justo detrás de donde yo trabajo, que curiosa es la vida.
Dice que él no comparece como presidente, sino como ciudadano españoñ. Bien, pues yo soy ciudadana española y no tengo que ir a testificar, pero él es el presidente del gobierno, creo que es un dato importante, y vergonzoso,que declare el dirigente de un país, o no?

No sé si era consciente o no, pero salpicar, le salpica por lo que todos sabemos, y es la primera vez, repito, la primera, que un presidente del gobierno, aún ejerciendo, va a declarar ante un tribunal de justicia
¿Y .cual es el resumen de tal testimonio?
Un montón de "no recuerdo", " no me consta" y una amnesia selectiva propia de una película de mafiosos.
"Hacemos lo que podemos", dijo, en otra de sus ya emblemáticas frases el presidente, aludiendo a la destrucción y ocultación de pruebas.Como responsable de campaña, según él, desconocía como se habían financiado, y que eso no era política...Si fuera así, cpsa que dudo, nuestro presidente es un inepto, un ingenuo y si esto le queda tan grande debiera de dimitir, al menos por verguenza.
  Es decir, añade, no hacemos nada que pudiera perjudicar al proceso...en fin, muy a su estilo, en la linea de solo se que no se nada.




Al parecer la técnica de Mariano Rajoy, de esperar que todo le caiga del cielo, de no mojarse en nada, de desaparecer en momentos cruciales, aparecer en plasma, hacer la vista gorda y mirar para otro lado, le sigue dando resultado.
Porque no puede haber otra explicación para que el que está a´mando del partido que nos gobierna, que lleva en cargos de gran responsabilidad en el PP, con todo lo que ese partido tiene bajo la alfombra, nos siga gobernando.

 Declarar por los casos de corrupción de su partido, no es ni normal, ni bueno para un pais, que no es ni uno ni dos, que no es un solo hombre que estaba bajo su mando, sino muchos, tantos que van a tener que hacer otro pabellon para meter a todos en Soto del Real. Y escucho comentarios por ahí, de que si sabía o  no, tenía conocimie nto de esto, o si tiene alguna responsabilidad…

 Parece que en este país todos tenemos que asumir responsabilidades de nuestros propios actos, en el trabajo, si no cumples objetivos, o no realizas con éxito tu función en la empresa, te vas a la calle, si diriges o coordinas un equipo de personas de cualquier colectivo y no da el resultado exigido, la responsabilidad es del coordinador, y además tienes que estar al tanto de todo lo que ocurre a tu alrededor con tus subordinados en todo momento. Esto que parece algo normal y que todos tenemos muy asumido, parece que para nuestro presidente del gobierno no es lo mismo, a él se le exime de tal responsabilidad porque no se ha enterado de nada.
Somos  un país de ingenuos o de estúpidos, o ambas cosas?
Tapar y proteger a individuos como Bçarcenas manteniéndole en su despacho como se hizo en su momento, darle los famosos ánimos “Luis, se fuerte”, destruir pruebas de los ordenadores de Génova…ninguna responsabilidad? Nada de nada?

Dicen que hay personas que nacen con estrella y otras estrelladas, pues Mariano Rajoy, sin ninguna duda es de las primeras, porque todo pasa por él y todo se le escurre. ¿Tendrá algo que ver su ceceo, ese aire despistado de su apariencia física, esa cara de “yo pasaba por aquí” o sus “ya si eso”? No lo sabemos, pero el caso es que en plan borreguil seguimos tragando y aceptando lo inaceptable y justificando los injustificable, para algunos claro, porque para otros y otras estamos a la que salta, por poner un ejemplo nuestra alcaldesa de Madrid, que ni ha robado, ni tapado ni financiado nada ilegalmente, y día sí y día también le caen críticas salvajes por todo, o a nuestro secretario gral. Del PSOE, Pedro Sánchez, que están con luz y taquígrafos, cada vez que  mueve la boca.

Sin ir más lejos, ahora que ha ocurrido el lamentable suceso de la muerte de Blesa, algunos ponen todo su empeño en hacerle víctima y mártir, por las condiciones de su fallecimiento. Una persona no se vuelve honesta ni decente por morir así, cuando no lo era, y de que no lo era no nos cabe ninguna duda.

Las críticas que le caen desde hace años, salvajes e inhumanas, a Pilar Manjón, victima del terrorismo, aunque parece que hay victimas de primera y segunda clase, por la delicadeza que tratan a la hermana de Miguel Angel blanco, tibieza más bien, que independientemente del brutal y condenable asesinato de su hermano, se dedica a lanzar dardos envenenados contra todo el que no piensa como ella, es la soberbia personificada.
Pareciera como si en nuestro país, nos gustaran los “malos” más que “los buenos”, como en las películas, que siempre nos solidarizamos con los ladrones porque suelen ser los protagonistas o con los más débiles. Pero aquí no, aquí nos ponemos al lado de la corrupción siempre, no hay otro modo de entender que tantas personas sigan apoyando al PP y sigan permitiendo que gobiernen este país. ¿Qué la izquierda anda dividida, y es más diversa, y que hay cosas que no compartimos? Por supuesto que sí, pero el parlamento, la política también es eso, debatir, intercambiar opiniones y llegar a un consenso, eso es libertad y democracia, lo que no lo es es apoyar a un partido, donde anda todo mezclado, apoyando la corrupción y los pelotazos más escandalosos de este país, y mirar para otro lado consintiendo eso más todo lo que les estamos permitiendo y que están llevándonos a la precariedad más absoluta y a la deserción de nuestros jóvenes a otros países para buscarse un futuro que aquí les han hipotecado.

La corrupción, lamentablemente está arraigada en nuestra sociedad y es el gérmen de las desgracias de muchos países del mundo, que las sufren y viven en un continuo "sobrevivir", porque la ambición del poderoso es infinita y siempre quiere más.
#noconsintamoslacorrupcion
#




Entradas populares de este blog

LA CONFIANZA SE GANA

COMPETITIVIDAD O VALORES?

INDIGNACION